diumenge, 25 de març de 2012

Otra vez Gregorio Moran, con su pluma más fina

Él y yo nos pudimos enfrentar en la guerra..de hecho, nunca conseguiá, Don Gregorio, hacerme creer que, por ejemplo, al terrorista este de Touluse se le podía llegar a detener en lugar de freirlo a tiros allí mismo donde lo encontraron..
Bajo el provocativo título "Afrancesarse es saludable" y adornado además con una foto de Machado en Cotlliure nos hace toda una declaración de intenciones sobre el mito del apátrida Kafkiano..a los vascos y a los catalanes parece decirles que él no se siente nada español y se lo dice desde cotlliure porque él es uno de estos afrancesados contrario al absolutismo del antiguo régimen.Viva la pepa! ..bien entendida, eso sí.
Juaristi habló del "bucle melancólico" y este artículo de G.Morán destila algo que realmente me toca la fibra;G.Moran es, desde hace bastante tiempo, el hombre que mejor escribe en La Vanguardia,sólo el sábado, eso sí; un hombre para evitar que los extremos se vuelvan del todo irreconciliables..él es el castellanohablante que me convence para sentirme español, él y el teniente-coronel que me dijo lo que me dijo cuando me negué a jurar la exclusividad de la bandera española durante el servicio militar que me tocó en el País Vasco...ya no diré lo que me dijo el teniente-coronel ..porque .."lo importante no se cuenta y lo que se cuenta no merece la pena que sea contado"( Sabino Fernandez Campo dixit)..y así es salvo que lo contado sea en sesión de réplica a D.Gregorio,claro.
Mencionar que el artículo de G.Moran tiene una especial gracia final cuando dice"Viene bien afrancesarse de vez en cuando. Deberían montar autobuses como antes, que se iba a Perpiñán para ver cine prohibido. Eso civilizó a muchos que ahora parecen olvidarlo."
Bueno D.Gregorio, la guarrada de Brando vamos a dejarla para otro día.